Flores comestibles: Más que un alimento con cualidades ornamentales y gustativas

Más afamadas por su alta presencia en jardines, ramos, poemas y en el mundo de la ornamentación, las flores también son una gran adición en cocina para hacer de vuestra experiencia gastronómica, una aventura natural, poética, fragante y hasta picante. Atrás quedaron aquellos tiempos en el que las flores comestibles solo ocupaban un espacio en las recetas de distinguidos/as chefs. Ahora también han conquistado el corazón de los/las artistas de la cocina doméstica 👨‍🍳👩‍🍳, y además representan una herencia ancestral agradable para la vista, el paladar y para la salud.

En Resetea ya sabéis que somos promotores de alimentos saludables, de huerto urbano  y 100% ecológicos, fácilmente cultivados en casa para consumir a los pocos días. Es por ello que nos sentimos entusiasmados con el auto cultivo de flores comestibles, una apuesta que ya es el último grito de la moda en presentación y degustación culinaria.

¿Qué son las flores comestibles y por qué consumirlas?

Las flores comestibles son seres vivos de tipo vegetal aptos para el consumo humano, que se caracterizan por ser versátiles en la cocina y tener una variedad de cualidades nutricionales. Por eso y mucho más, son idóneas para completar nuestra dieta alimentaria.  

Ahora, integrar flores en los platos no es una tendencia gastronómica nueva como muchos creen. En la gastronomía andaluza y en los platos que se servían a los reyes de España de los siglos XVI y XVII, era muy común el uso de flores consumibles. Estos alimentos reúnen una serie de características que explican por qué deberíamos incluirlos en nuestras recetas:

  • Sirven como sustitutos de los condimentos
  • Son bajas en calorías
  • Tienen vitaminas y minerales
  • Siempre provocan una reacción positiva
  • Tienen una connotación poética y psicológica
  • Aligeran y ornamentan los platos
  • Se cultivan fácilmente
  • Son 100% ecológicas
  • Se pueden cultivar desde casa

Ojo, no todas las flores comestibles son aptas para el consumo humano. Sin bien muchas resultan favorables para la salud, otras son venenosas como la adelfa o la azalea. He aquí la razón por la que algunas personas sienten miedo de incorporar flores comestibles en sus recetas. El secreto está en agudizar vuestro enfoque fitosanitario, informándose bien. 

La verdad nutricional sobre las flores consumibles

Los aportes nutricionales de las flores comestibles son muy modestos. Complementan una gran variedad de alimentos y en general, actúan como sustitutas de las especias y de los aromas y sabores artificiales.

El caso es que son muy populares en la cocina vegetal por sus cualidades energéticas y  antioxidantes. Por lo tanto, tienen la capacidad de fortalecer el sistema inmune, prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Entre las propiedades más usuales de estas flores podemos encontrar:

  • Vitaminas C, E, B1, B2
  • Hierro
  • Calcio
  • Fósforo
  • Ácidos grasos poliinsaturados (omega 6 y omega 3)
  • 80% de agua (en muchas especies)
tienda online para flores comestibles

Al igual que las frutas y verduras, cada variedad cuenta con una fuente de nutrientes distinta. Aun así, todas las flores comestibles tienen un punto en común: sus aportes nutricionales, a pesar que son mínimos, asumen el papel de oligoelementos en vuestros platos. Por ende, recomendar la adición de estos alimentos vegetales en nuestra dieta no responde a intereses mercantilistas sino saludables.

Variedades de flores se pueden comer

Existen más de 200 especies de flores comestibles que tienen la aprobación de especialistas de todo el planeta. La mayoría se consumen frescas, aunque  variedades, como la manzanilla, se ingieren en infusiones.

Las especies más reconocidas por su presencia en ramos que en platos y que tienen un valor nutricional decente son:

Hay especies que no gozan de tanto prestigio pero pueden aportar un toque exótico en los platos. Incluso, existen apuestas que solemos incluir en nuestras recetas y ni siquiera sabemos que son flores como las alcachofas, la coliflor y el brócoli.

3 flores consumibles que deberíamos probar

La diversidad es lo que hace especial a los seres vivos, y las flores consumibles no son una excepción. Sin embargo, entre tanta pluralidad, hay especies famosas por su versatilidad en la cocina y sus aportes nutricionales como la capuchina, la caléndula y la flor de pensamiento.

Capuchina

Es una de las flores comestibles preferidas por los entusiastas de la cocina, en especial, por sus colores brillantes y su sabor ligeramente picante (parecido al berro). Tanto sus hojas como sus flores (que son un poco más dulces) se pueden comer cocidas o crudas y contienen una variedad de nutrientes como vitamina C, polifenoles y antioxidantes.

flor capuchina resetea

Beneficios para salud:

  • Promueven  la digestión
  • Alivian la tos (en infusión)
  • Favorecen el sistema cardiovascular
  • Fortalecen las defensas del organismo
  • Frenan la acción de virus, bacterias y hongos
  • Es un excelente antiflamatorio.

Usos en la cocina:

  • Ideal para condimentar ensaladas, pastas y pizzas
  • Agregará brillo a pequeños canapés, verrines o sopas
  • Complementan muy bien los sabores salados y  dulces
  • Sus semillas pueden conservarse en vinagre y comerse como alcaparras

Se aconseja consumir la  capuchina fresca para que aporte sabor, textura y estética al platillo.

Caléndula

La caléndula es un ser vivo vegetal que puedes identificar fácilmente por su tallo velloso y su flor de color amarillo-naranja brillante. Su flor comestible contiene un alto contenido en mucílagos y antioxidantes, incluyendo ácido salicílico y tiene una buena concentración de flavonoides.

Beneficios para la salud:

  • Alivia los dolores menstruales y abdominales
  • Calma la colitis y los dolores gástricos
  • Mitiga irritaciones de las mucosas
  • Promueve la actividad celular
  • Combate los radicales libres que aceleran el envejecimiento de la piel
  • Evita la degeneración celular
flor caléndula resetea

 Usos en la cocina:

  • Se utiliza especialmente en preparaciones saladas
  • Combina bien con el arroz
  • Aporta color y sabor a ensaladas, verduras, sopas y postres
  • Es una excelente aliada en las recetas con huevo
  • Sus pétalos se conservan en vinagre y se consumen como alcaparras

La caléndula tiene un sabor un poco picante parecido al de la pimienta o al azafrán.  Lo mejor es servirlo fresco y puedes usarla para ornamentar los platos.

Pensamiento

Muy atractivas ante el ojo humano, las flores de pensamiento también son igual de agradables al paladar. Se caracterizan por tener flores pequeñas y vienen en una variedad de tonalidades cromáticas muy dispar (amarillo, azul y morado). Si hacemos mención a sus propiedades, el pensamiento es conocido por ser una  rica fuente de compuestos vegetales muy preciados por sus aportes antioxidantes y antiinflamatorios.

Beneficios para la salud:

  • Ayuda a relajar la mente
  • Reduce la presión arterial
  • Previene los infartos
  • Contribuye con la eliminación de toxinas del cuerpo
  • Combate la cistitis (en infusión)
  • Calmar los dolores
  • Ideal para infecciones orales y respiratorias
flor pensamiento resetea

Usos en la cocina:

  • Es una gran adición decorativa para postres, tartas, pasteles y galletas
  • Se puede picar finamente y agregar a una ensalada verde
  • Proporciona más estilo a los platos

El sabor de las flores de pensamiento suele ser suave, fresco y ligeramente floral, aunque esto muchas veces varía según su tipo.

Dónde conseguirlas

Haceros con estas flores comestibles es más fácil de lo que os imagináis. Algo tan simple como recogerlas de vuestro jardín para ir directas a vuestra cocina es un hecho. Y es que estas flores son fáciles de cultivar y más si os decantáis por  nuestro Kit Autocultivo Flores Comestibles (Caléndula, pensamiento y capuchina). Una opción fresca, ecológica y nutritiva.

No importa que vivamos en una gran ciudad y no tengamos espacio para un huerto urbano o jardín. Cada vez con más utilidad, los kits de autocultivo otorgan a los amantes de la alimentación saludable la posibilidad de extraer sus propias cosechas de esos productos de huerto que difícilmente encontrarán tan sanos en las grandes superficies de alimentación.  

Conclusiones

Como veis, las flores comestibles, además de sus atributos ornamentales y decorativos, ofrecen beneficios nutricionales y energéticos excelentes para el cuerpo humano. Una de las características más preciadas de estos alimentos de origen vegetal es que se pueden cultivar en casa y obtener un alimento versátil que le da la espalda a tratamientos o aditivos químicos como los pesticidas.

En Resetea apostamos por los kits de autocultivo, como el de las flores comestibles, para proveer a nuestros usuarios de productos ecológicos y saludables, a la vez que cultivamos (valga la redundancia 😀) vuestra responsabilidad medio ambiental y educamos en el proceso natural de la vida de estos pequeños y maravillosos seres.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00